Artículo

Las reestructuraciones de deuda antes y después del Covid-19

26/03/2020
Descargar PDF
Publicado en Cinco Días

Las situaciones de dificultad se están resolviendo en su mayor parte mediante financiaciones de emergencia y aplazamientos.

Durante los años 2014 a 2019 un número importante de grupos empresariales españoles tuvieron que reestructurar su deuda en una época no especialmente convulsa para nuestra economía. Probablemente ello se produjo porque muchas de estas compañías no habían conseguido acomodar del todo su endeudamiento, dado el elevado nivel de deuda con el que algunas partían cuando estalló la crisis en 2008.

Antes de que el Covid-19 zarandease violentamente nuestras vidas y nuestra economía, todo hacía presagiar que el número de reestructuraciones en España iba a ir en aumento. Aunque la mayor parte de las previsiones económicas apuntaban hacia una desaceleración gradual y ligera de nuestra economía, muchos expertos consideraban que en el año 2020 se iba a producir un ajuste en sectores clave de la economía española (como los de la construcción, automoción o el siderúrgico). Estas opiniones se amparaban principalmente en el complicado contexto internacional derivado de la contracción de la economía de los principales países del entorno europeo (principalmente  Francia, Italia y Alemania), la bajada del consumo, la pérdida de dinamismo de las exportaciones, el impacto del Brexit o la guerra comercial entre EE.UU. y China. Además, no faltaban las voces que preveían que un buen número de compañías de distintos sectores podían acabar viéndose obligadas a reestructurar su pasivo al seguir teniendo un nivel de endeudamiento excesivo y estar muy expuestas a los vaivenes de un mercado cada vez más global.

El Covid-19 lo ha cambiado todo y, lamentablemente, el golpe está siendo duro para España porque ha impactado en sectores determinantes para la buena marcha de nuestra economía (el turismo, el comercio, automoción, la hostelería, el transporte y el sector servicios). Ahora bien, el impacto no tiene por qué ser fatal. Los negocios que antes del Covid-19 eran perfectamente viables deberían seguir siéndolo después. Por eso, las situaciones de dificultad que muchas compañías están padeciendo actualmente se están resolviendo, en su mayor parte, mediante financiaciones de emergencia y aplazamientos.

El contenido completo de este artículo se encuentra en el PDF.

Etiquetas relacionadas

COVID-19 reestructuración

Áreas de práctica relacionadas

Personas relacionadas

__Más actualidad
Pérez-Llorca utiliza cookies propias y de terceros para elaborar estadísticas sobre el uso de este servicio. Puedes aceptar o rechazar el uso de las cookies pinchando en los botones de la parte inferior de este banner y obtener más información sobre el uso de cookies y sus derechos en nuestra política de cookies.